Una grúa que levanta un contenedor
Una grúa que levanta un contenedor

Describe your image

press to zoom
Una grúa que levanta un contenedor
Una grúa que levanta un contenedor

Describe your image

press to zoom
1/1

IMPORTACIÓN A PEDIDO

  Cada vez más y por diversos motivos, las organizaciones vienen optando por enfocarse en el objeto principal de su propio negocio (actividades-fin) y por tercerizar las actividades-medio de su emprendimiento.


  Esta tendencia ocurre también en el comercio exterior, pues algunas empresas vienen tercerizando sus operaciones de importación de mercancías. Una de las formas de tercerización es la importación por encargo.


  La importación por encargo es aquella en la que una empresa adquiere mercancías en el exterior con recursos propios y promueve su despacho aduanero de importación con el fin de revenderlas posteriormente a una empresa encargadora previamente determinada por razón de contrato entre la importadora y el encargado, cuyo objeto debe comprender, al menos, el plazo o las operaciones pactadas.


  Así, en la importación por encargo, el importador adquiere la mercancía junto al exportador, providencia su nacionalización y la revende al encomendante. Esta operación tiene, para el importador contratado, los mismos efectos fiscales de una importación propia.

  En última instancia, en que pese a la obligación del importador de revender las mercancías importadas al encargado predeterminado, es ése y no éste que pacta la compra internacional y debe disponer de capacidad económica para el pago de la importación, por la vía cambiaria. De la misma forma, el encargado también debe tener capacidad económica para adquirir, en el mercado interno, las mercancías revendidas por el importador contratado.